Retos y soluciones para la logística de última milla tras el Covid-19

Las empresas de distribución en la última milla se enfrentan a un constante incremento de sus costes operativos por la mayor dificultad para desplazarse y aparcar

En núcleos urbanos, y en ciertas franjas horarias, la demanda de plazas puede superar en un 70% la oferta disponible.

El confinamiento por el Covid-19 ha incrementado las ventas en el canal e-commerce a tasas superiores al 100% y una buena parte permanecerá estructural, lo que supondrá un salto estimado en la demanda de tres años respecto a lo que venía creciendo el canal anteriormente.

El incremento de transporte de paquetería, sumado a la mayor sensibilidad medioambiental y a las nuevas tendencias de consumo y movilidad, exige mejoras en los actuales modelos de distribución y transporte urbano de mercancías, tal y como explica Deloitte en su estudio ‘Logística de Última Milla: retos y soluciones‘.

En las zonas urbanas, el transporte de mercancías genera aproximadamente el 15% de la contaminación ambiental, pero durante el estado de alarma, los niveles se han reducido sustancialmente en las grandes ciudades, pudiendo además asumir grandes volúmenes las empresas de reparto por la inexistente congestión y la mejora de los desplazamientos y las operaciones de carga y descarga.

Sin embargo, la vuelta a la normalidad está llevando a la aparición de los ciertos problemas en este sentido, agravados por el significativo trasvase del uso del transporte público al privado. Las empresas del sector de la distribución se enfrentan también a un constante incremento de sus costes operativos por la mayor dificultad para desplazarse y aparcar.

Problemática compleja y variedad de soluciones
Entre las soluciones que plantea la consultora para estas cuestiones, destacan las plataformas de gestión de zonas de carga y descarga. En núcleos urbanos, y en ciertas franjas horarias, la demanda de plazas puede superar en un 70% la oferta disponible, obligando a las empresas del sector a buscar plazas alternativas, aparcar en doble fila o realizar mayores desplazamientos a pie.

Una plataforma de este tipo permitiría reservar aparcamientos con anticipación, incentivar el uso de vehículos más sostenibles y desincentivar el reparto en horas punta. Además, es fundamental impulsar el uso de redes de puntos de entrega y recogida en España, pues actualmente este tipo de taquillas gestionan menos del 10% de los envíos de e-commerce.

En este sentido, conviene señalar que la entrega a domicilio supone mayores costes y que entre el 10% y el 15% son fallidas y requieren un segundo intento. Por último, teniendo en cuenta que están aumentando las restricciones de acceso a los vehículos en los centros de las grandes ciudades, el reparto a pie o con vehículos no motorizados se presenta como la alternativa más sostenible.

En general, las problemáticas que plantea la distribución urbana de mercancías son complejas por la cantidad de agentes y sectores involucrados, por lo que desde Deloitte llaman a la colaboración, especialmente público-privada, para el desarrollo de las potenciales soluciones.

Cadena de Suministro


Comparte esta información en tus Redes Sociales:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Linkedin  Compartir en Googleplus


Tags



menu
menu