Implicaciones logísticas del e-comercio para Pymes y start-ups

Los operadores logísticos bien preparados son una buena alternativa

El e-comercio ya no es solo un canal para grandes empresas, sino que también es utilizado por cada vez más Pymes y start-ups para poder llegar a sus clientes, una tendencia que ha tomado mayor relevancia con la crisis sanitaria del Covid-19. Sin embargo, para cumplir las expectativas del cliente de un canal altamente dinámico tanto las Pymes como las grandes empresas necesitan construir una logística capaz de garantizar la rapidez y precisión de las entregas en un 100%. Para las Pymes, la capacidad de innovación de operadores logísticos como DSV pueden ser una buena alternativa para cumplir con sus pedidos, sre todo en los picos de alta demanda.

Que el comercio electrónico está en pleno auge no es ninguna novedad. Cada vez más, los consumidores disfrutan de la disponibilidad del producto en cualquier momento y en cualquier lugar y realizan sus compras en internet, con enormes expectativas.

Los consumidores desean obtener una lista aparentemente interminable de productos en tiendas web en las que realizar el pedido debe ser un proceso sencillo y, por supuesto, desean recibir sus pedidos en la fecha deseada, en el tiempo de entrega más corto posible o entrega en “los puntos de recogida”, incluyendo devolución gratuita o la comodidad de la devolución en una tienda física.

Para sobrevivir en el mercado y poder competir con los grandes e-tailers como Amazon o Alibaba, entre otros, el canal internet y sus servicios asociados también se vuelven cada vez más indispensables para las Pymes y start-ups.

Pero ¿qué supone la introducción de este canal de venta dinámico? Se trata, ante todo, de cumplir las expectativas del cliente. Traducido al ámbito de la intralogística y los flujos de materiales de una empresa, esto significa disponer de una capacidad de entrega del 100 %; preparación de pedidos sin errores, plazos de entrega más cortos y transparencia en el almacén y en toda la cadena de suministro; y, por supuesto, a un coste mínimo.

¿Qué diferencia al comercio electrónico de la estructura de almacén tradicional?

Tradicionalmente, el suministro de varias filiales o centros de distribución regionales se realizaba desde un almacén central y en fechas concretas y planificadas. Por el contrario, en el comercio electrónico, se suministra el producto a cada cliente de manera directa e individual. El resultado, son pedidos mucho más pequeños, y con gran dificultad para predecir cuándo se realizará el pedido de los artículos.

Esto se refleja en la cartera de productos: la creciente variedad de artículos debe estar claramente estructurada y ser administrada de manera transparente para garantizar una disponibilidad permanente. Los cambios de catálogo y temporada aumentan notablemente el stock y la dinámica de ventas varía, habiendo muchos productos de baja rotación. Sin embargo, debido a la incertidumbre sobre el comportamiento de la demanda, estos mismos productos pueden pasar a ser repentinamente muy populares y convertirse en artículos de alta rotación.

Como resultado de este alto nivel de dinamismo, de los pedidos pequeños y de la amplia cartera de productos, la gestión eficiente de los productos es el núcleo de la preparación de pedidos de comercio electrónico. Y, por lo tanto, se produce un cambio fundamental en los métodos de preparación de este tipo de pedidos que mucho difiere de la preparación de pedidos tradicional, más lenta, más costosa y propensa a errores.

¿Y qué ocurre en la práctica en el caso de las Pymes?

Cuando se entra en el negocio del comercio electrónico, una buena preparación de los pedidos es la clave. Por lo tanto, es recomendable trabajar junto a un buen socio logístico en tres pasos:

Análisis de datos básicos: En este sentido, es importante la diferenciación, y destacar los datos del pedido con la vista puesta en el comercio electrónico. No se debe subestimar el crecimiento de la empresa, la cantidad de pedidos y los posibles cambios en los perfiles de los pedidos, así como picos y acciones. Resulta muy difícil realizar una previsión de ventas, para lo que hay que dotarse de las tecnologías adecuadas.

Elaboración del concepto de almacén adecuado: Es necesario tener en cuenta que muchas de las pymes están probando el comercio electrónico como un canal de ventas alternativo y adicional, e inicialmente no contemplan cambiar su modelo de negocio por completo. Esto significa que para servir a los clientes no siempre necesitan un nuevo almacén sino adaptar el diseño y el equipamiento de sus almacenes existentes para poder procesar los pedidos de e-commerce en paralelo.

Diseño y selección del concepto más idóneo para cada cliente teniendo en cuenta los costes de manipulación y picking por unidad, teniendo en cuenta los requisitos individuales en cuanto a ergonomía y accesibilidad por cada cliente para plantear una solución a largo plazo. También se busca la optimización global del sistema identificando los posibles cuellos de botella para anticiparnos y preverlos en la solución; para ello contamos en nuestro gran equipo de expertos en simulación: la clave del éxito es maximizar el rendimiento y minimizar el esfuerzo.

Si bien podría sorprender que las palabras “manual” o “parcialmente automatizadas” pareacan mágicas para el e-commerce, la verdad es que se requieren para poder mantener la flexibilidad necesaria en picos de trabajo. Lo que no impide que a medida que se incrementa el volumen y va creciendo la cantidad de pedidos, se vayan automatizando gradualmente partes del proceso de almacenaje y picking, en general aquellas tareas repetitivas e incómodas. También se puede aumentar la productividad manual, por ejemplo, mediante la adopción de sistemas automáticos de vehículos de guiado automático, la preparación inteligente de pedidos o el uso de robótica.

Otro aspecto clave es la selección de software adecuada, por lo que de forma conjunta con el cliente y respetando el concepto de almacén y preparación de pedidos, creamos una configuración informática a medida. El modelo incluye control de inventario, definición y seguimiento de los indicadores clave de rendimiento para un control eficiente, así como la planificación, simulación y optimización del almacenamiento y la preparación de pedidos para lograr la máxima transparencia y trazabilidad.

DSV aborda el crecimiento del e-commerce de sus clientes

Para dar respuesta a sus clientes delante del aumento de las compras online, el operador DSV, una empresa 3PL global de transporte y logística, acudió a SSI Schaefer para planificar e implementar una solución automática para el sector del comercio electrónico.

De partida, DSV necesitaba aumentar su capacidad de almacenaje y preparación de pedidos para abordar el crecimiento del comercio electrónico de sus clientes. DSV es un operador con un fuerte componente de innovación en el análisis, evaluación, prueba e implementación de conceptos de innovación para ayudar en las cadenas de suministro de sus clientes. También la solución SSI Carrier de SSI Schaefer forma parte de su estrategia de innovación.

Antes de la implementación, SSI Schaefer evaluó y planificó el proyecto para garantizar que DSV pudiera mantener en todo momento su actividad durante la fase de montaje. Uno de los mayores retos en este sentido fue el hecho de que la solución ofrecida debía adaptarse a un proceso ya existente. La solución SSI Carrier no solo permitió que prosiguieran las operaciones en curso, sino que también permitió que aumentara el volumen de pedidos e-commerce. Era un factor indispensable para DSV para poder garantizar un proceso de fulfillment fluido y eficiente de los pedidos en línea.

Picos de temporada con ofertas especiales, respuesta rápida

Las empresas online deben aprovechar todas las oportunidades para cerrar pedidos. En este sentido, las ofertas especiales combinadas con muestras y artículos gratuitos ayudan a aumentar las ventas.

Sin embargo, durante estos picos estacionales, el procesamiento de los pedidos debe poder adaptarse al cambio de volumen de una manera muy rápida y flexible. También para estos picos, SSI Schaefer ha tenido la respuesta para DSV. Ambos socios están de acuerdo en que un proceso simplificado de transporte y clasificación fortalece el negocio de comercio electrónico. Y así se ha organizado.

El proceso comienza con el picking de lotes en el almacén. Los productos se colocan en contenedores SSI Schaefer y se transfieren a una estación de transmisión para vehículos de guiado automáticos (AGV).

Los AGV del tipo Weasel® transportan los artículos desde allí a una estación de carga de bolsas. Una vez que los productos han sido escaneados, se colocan en las bolsas y se envían al SSI Carrier. Posteriormente, la bolsa llega al clasificador matricial donde se ordenan y clasifican los pedidos antes de su embalaje. Una vez que el pedido llega a la estación de descarga de la bolsa, se embala y se envía directamente al cliente. La rapidez y la precisión de los envíos para los clientes de DSV están garantizadas.

Manutencion y Almacenaje


Comparte esta información en tus Redes Sociales:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Linkedin  Compartir en Googleplus


Tags



menu
menu