Emirates, a punto de tirar la toalla por el coronavirus

El Covid19 provoca que aerolínea global con base en Dubai cancele todos sus vuelos y luego se retracte por el terremoto causado

“Emirates Airlines deja de volar hasta nuevo aviso”. Si hay anuncios que marcan puntos de inflexión en un sector, esta noticia ha sido todo un cataclismo dentro de la aviación comercial, aunque al cabo de dos intensas horas de llamadas al más alto nivel, la compañía ha pisado el freno.

El progresivo recorte de vuelos del megatransportista con base en Dubai parecía una senda prudente: reducción estratégica de servicios para, una vez superada la crisis, recuperar aviones, destinos y frecuencias cancelados. No fue así.

En un comunicado sin precedentes en los 35 años de historia de la aerolínea, Ahmed bin Saeed Al Maktoum, el Consejero Delegado del grupo Emirates reconoció que la delicada situación frente actual frente al Covid19, con una caída en picado de reservas, una cascada de cancelaciones y enormes limitaciones operativas en muchos países, obligaban a dejar en tierra toda su flota, formada por más de 250 aviones de largo radio: los famosos Airbus A380 y los bimotores Boeing 777.

“Somos una aerolínea de red con carácter global y nos encontramos en una situación en la que no podemos operar de manera viable los servicios de pasajeros hasta que los países reabran sus fronteras y la confianza en los viajes regrese”, indicó el Consejero Delegado en un comunicado en el que se anuncia que la única división de la transportista que queda activa será Emirates Sky Cargo, con una flota de una docena de aviones puramente cargueros sobre los que no pesa ninguna limitación más allá del control sanitario de sus pilotos en los destinos a los que vuelen, que en este caso son 45 de manera regular.

Dos horas más tarde y tras haber recibido llamadas al más alto nivel, incluidas las de algunos jefes de estado, como ha podido saber La Vanguardia de fuentes internas de la aerolínea, el cierre se ha matizado y se mantendrán algunos servicios a mercados clave, aunque de manera muy reducida y en algunos casos, solo hasta finalizar algunas repatriaciones. Luego se analizará y, probablemente se cerrarán las rutas de Reino Unido, Suiza, Hong Kong, Tailandia, Malasia, Filipinas, Japón, Singapur, Corea del Sur, Australia, Sudáfrica, Estados Unidos y Canadá, una parte muy pequeña de su red global.

Las dimensiones de una gran transportista

Aunque no tiene la flota más grande del mercado, Emirates es la cuarta compañía aérea del mundo en RPK o ingresos por pasajero-kilómetro, una de las métricas más importantes del sector. En este ranking, la compañía de Dubai solo está superada por las tres grandes aerolíneas estadounidenses: American, Delta y United, otros gigantes del cielo, con gran presencia internacional, aunque con una red no tan global.

Tan solo en 2019, Emirates transportó a 58 millones de pasajeros con una media de 3.500 vuelos semanales a 159 destinos de todo el mundo, aeropuertos a los que este 2020, en que las perspectivas eran muy buenas, se había añadido un destino muy deseado: Ciudad de México, operado desde Dubai con una escala comercial en Barcelona.

Los responsables de la compañía, que esperaban con interés el aumento de viajeros transportados a Dubai, tanto de usuarios del hub de conexión entre continentes como por los visitantes a la Expo 2020 que tiene previsto abrir en octubre de este año, han visto como el virus ha cambiado todas las previsiones de los próximos meses. Los máximos ejecutivos ya han anunciado que todos los vuelos de Emirates se irán cancelando a lo largo de la semana y posiblemente el 25 de marzo se operarán los últimos viajes con pasaje hasta nuevo aviso a excepción de los 13 que se mantienen: una sombra de su operación global. En un escenario como el actual, nadie en Dubai se atreve a poner fecha al reinicio de operaciones.

Como medida de reducción de costos, Emirates ha anunciado que los salarios de la mayoría de los empleados se reducirán hasta en un 50% durante el próximo trimestre. Estos también habían sido invitados a tomarse algunos periodos de vacaciones sin remuneración en los últimos días. Por su parte, los altos ejecutivos de la aerolínea han asegurado que renunciarán a sus salarios durante ese período. Con estas medidas, el objetivo se centra en evitar despidos para poder volver a poner en marcha la compañía en cuanto sea factible.

Situaciones similares

Con la decisión tomada este domingo, las previsiones de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo, van siendo cada vez más reales: IATA calculó unas pérdidas de ingresos en el sector cercanas a los 113.000 millones de dólares, unos 104.000 millones de euros. El mismo informe en que esta asociación habla de las cifras, también compara la situación con otras crisis similares que afrontó la aviación en las últimas décadas.

De un lado, el efecto del 11-S de 2001 tuvo un notable efecto en el sector durante el mes siguiente y al cabo de seis semanas de los atentados en diferentes puntos de Estados Unidos, la situación volvió al rumbo de la normalidad al garantizarse, en principio, mejoras en la seguridad de aviones y aeropuertos, mientras que la epidemia del SARS se contuvo geográficamente en Asia, no afectando del mismo modo a los transportistas de Europa o Estados Unidos que, además, no estaban tan centrados en volar a esta zona, como sucede en la actualidad, a lo que se suman las aerolíneas asiáticas o del golfo pérsico, que han hecho crecer de manera exponencial los vuelos desde esa región a todo el planeta.

Las crisis tras el 11S y SARS, son pues comparables a la del Covid19 por la afectación directa al sector del transporte aéreo, aunque esta última es incomparablemente mayor y global, como se está viendo en los últimos días, haciendo temblar los cimientos de un sector que se repliega para no llegar agotado al nuevo cambio de ciclo en el que quiere seguir volando y uniendo al mundo.

La Vanguardia Barcelona


Comparte esta información en tus Redes Sociales:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Linkedin  Compartir en Googleplus


Tags



menu
menu