China vuelve a la actividad tras un nuevo récord diario de muertes por el coronavirus

Los trabajadores de China regresaban gradualmente a las oficinas y fábricas el lunes, después de que Pekín redujera algunas restricciones al trabajo impuestas durante la epidemia de coronavirus que ya se ha cobrado más de 900 víctimas mortales, la mayoría de ellas en el continente.

Las 97 nuevas muertes del domingo fueron la mayor cifra registrada en un solo día desde que se detectara el brote en diciembre, habiéndose localizado su origen en un mercado de animales en la capital de la provincia de Hubei, Wuhan.

Los mercados asiáticos y el petróleo caían, mientras que aumentaba el precio del oro, un tradicional valor de refugio para los inversores, después de que la cifra de fallecidos superara al de la epidemia mundial del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAS, por sus siglas en inglés) de 2002 y 2003, haciendo saltar las alarmas sobre su gravedad.

Un equipo de expertos coordinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) voló a Pekín el lunes para ayudar a evaluar el brote.

La epidemia ha causado enormes trastornos en China, con ciudades normalmente bulliciosas convertidas en pueblos fantasma durante las últimas dos semanas, después de que las autoridades del gobernante Partido Comunista paralizaran prácticamente la vida diaria, cancelando vuelos e interrumpiendo la actividad de fábricas y escuelas.

Las autoridades chinas extendieron en 10 días más el parón en la actividad de las empresas por las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que deberían haber terminado a finales de enero.

Un gran número de puestos de trabajo aún permanecía cerrado el lunes, y muchos ciudadanos trabajaban desde sus casas.

En una de las líneas de metro más concurridas de Pekín, los trenes circulaban casi vacíos. Los pocos viajeros que se podían ver durante la hora punta de la mañana llevaban sus rostros cubiertos con máscaras.

Hubei, la provincia más afectada por el brote, permanece prácticamente bloqueada, y sus estaciones de tren y aeropuertos cerrados y sus carreteras están cerrados.

En muchas ciudades de China continúan vigentes ciertas restricciones a la entrada y salida de personas de los complejos residenciales, mientras que las escuelas de muchas regiones seguirán cerradas hasta finales de febrero.

MERCADOS SENSIBLES
El virus se ha propagado a por lo menos 27 países y territorios más allá de la China continental, según un recuento realizado por Reuters basado en informes oficiales, habiendo infectado a más de 330 personas fuera de las fronteras chinas.

Fuera del país se han notificado dos muertes, una de ellas en Hong Kong y la otra en Filipinas, ambas de nacionalidad china.

Otros 60 casos nuevos han sido detectados en un crucero atracado frente al puerto japonés de Yokohama, según informan los medios de comunicación, lo que eleva el número de casos a 130 de los 3.700 pasajeros a bordo del barco.

En toda la China continental se confirmaron el domingo 3.062 nuevas infecciones, con lo que el número total asciende a 40.171, según la Comisión Nacional de Salud de China (NHC, por sus siglas en inglés), con 908 muertos.

“Los mercados seguirán siendo sensibles a las noticias sobre el coronavirus a medida que las fábricas y puertos de China reabran. La medida en la que esto [la reapertura] se pueda hacer efectivo dará la medida del daño ocasionado”, escribieron los economistas de ANZ en una nota.

El prolongado cierre de fábricas en la segunda economía más grande del mundo ha generado preocupación por la continuidad de las cadenas de suministro mundiales.

El banco central de China ha tomado una serie de medidas para apoyar la economía, entre ellas la reducción de los tipos de interés y la inyección de liquidez en el mercado. A partir del lunes, proporcionará fondos especiales para que los bancos concedan créditos a las empresas que deben hacer frente al virus.

La empresa taiwanesa Foxconn ha recibido la aprobación del Gobierno chino para reanudar la producción en su fábrica de la ciudad de Zhengzhou, al norte de China, según dijo a Reuters el lunes una fuente con conocimiento directo de la situación.

Tesla, Daimler y Ford Motor se encuentran entre los fabricantes de automóviles que han dicho que retomarán la producción en sus fábricas el lunes. El gigante de los juegos Tencent Holdings dijo que había pedido a su personal que continuara trabajando desde casa hasta el 21 de febrero.

Samsung Electronics reanudó la producción en su fábrica de electrodomésticos en China el lunes, mientras mantiene la actividad de su fábrica de chips en el país, informó un portavoz. No obstante, extendió la interrupción del trabajo en una fábrica de televisores hasta el 17 de febrero.

Hyundai dijo que sus proveedores en China reanudaron su actividad pero que el volumen de producción fue insignificante. Kia Motors ha suspendido la producción en sus tres plantas coreanas debido a la escasez de componentes, aunque una de ellas reanudará sus trabajos el martes.

La compañía de alquiler vacacional Airbnb anunció la suspensión de las reservas en Pekín hasta finales de mes.

La OMS declaró el brote como una emergencia mundial el 30 de enero, días después de que el Gobierno central de China impusiera un bloqueo a 60 millones de personas en la provincia de Hubei.

Reuters


Comparte esta información en tus Redes Sociales:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Linkedin  Compartir en Googleplus


Tags



menu
menu