Aumento de fletes del transporte marítimo podría traspasarse al consumidor

La medida adoptada por la OMI permitirá que los buques utilicen únicamente un máximo de 0.5% de contenido de azufre, amigable con el ambiente

La industria marítima en Panamá y el resto del mundo enfrenta un nuevo reto y es la entrada en vigor de la regulación IMO 2020, a partir del 1 de enero del 2020 que incluye la modificación de la composición del combustible para embarcaciones con menos azufre y lo que supone un aumento en fletes del transporte marítimo.

Aunque esta medida permitirá que los buques utilicen únicamente un máximo de 0.5 % de contenido de azufre, lo que representa una reducción del 80% del límite actual de 3.50% m/m, logrando una solución respetuosa con el medio ambiente a corto plazo, también implica un aumento en el costo de la vida a nivel general, ya que los costos de la carga también subirán.

Nicolás Vukelja, presidente de la Cámara Marítima de Panamá, señaló que entre los principales impactos que va a tener el sector en Panamá es que el nuevo combustible ya está teniendo un costo de un 30 a 40% superior al usual.

Explicó que el combustible ya se está suministrando en Panamá desde agosto pasado, lo cual significa que en enero ya se sabe qué costo va a tener este combustible, el cual se va a tener que pasar a la carga que tienen los barcos.

Indicó que en el caso de la carga contenerizada ya se está aplicando un cargo por contenedor por aumento de combustible.

"El año 2020 va a ser más costoso y va haber que buscar medios para poder cubrir estos aumentos en lo que respecta a lo importado a Panamá", sostuvo.

Julio De La Lastra, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), indicó que la normativa implica que el combustible va a tener menor contenido de azufre y eso significa que las navieras tienen que pagar precios adicionales, es decir 200 dólares por tonelada métrica adicional en la toma del combustible de una nave.

"Puede haber efecto negativo a nivel mundial, las navieras están haciendo un estudio responsable para ver cómo minimizan este impacto", sostuvo.

Indicó que todo dependerá de las navieras, distribuidores de combustible si absorben este costo o lo traspasan a los clientes.

De La Lastra destacó que esto podría encarecer el costo de vida, pero debemos de estar claros, que todo lo que beneficia al planeta, manteniendo la sostenibilidad de las personas, debe verse positivamente.

"Si un barco necesita 10 toneladas de combustible es 10 por 200 dólares de incremento y es de estricto cumplimiento, y todos los distribuidores de combustible tienen que adecuarse", sostuvo.

Rommel Troetsch, expresidente de la Cámara Marítima de Panamá, expresó que en el pasado las navieras han afrontado precios altísimos de combustible muy similares al impacto en costos que podrá tener el combustible bajo de azufre, y ha utilizado la estrategia del slow steaming para reducir la cantidad de combustible utilizado por viaje y por consiguiente sus costos, para ser competitivos y no penalizar tanto los niveles de fletes.

"Ahora les toca nuevamente evaluar esa opción para evitar pasar demasiados costos a los fletes de contenedores y mantenerse competitivos", dijo.

La economista Maribel Gordón dijo que hay necesidad de un combustible cónsono con el ambiente sano, sin embargo, no es obligatorio trasladar el costo a los consumidores, pero destacó que es la conducta histórica de los empresarios.

"Lo que creemos es que hay necesidad de una economía no dependiente exageradamente de las importaciones, lo que genera mayor vulnerabilidad económica, ya que actualmente es una economía de servicio que depende de lo que pasa en el mundo exterior", manifestó.

Expectativa

De La Lastra sostuvo que hay navieras estudiando nuevas rutas, el Canal tiene proyecciones a futuro para capitalizar el transporte de gas natural licuado, lo que ven con buenos ojos. "Estamos en buen momento, espero que el sector logístico crezca a pesar de todo".

Sin embargo, recalcó que todo dependerá del comportamiento del mercado internacional, ya que la guerra entre China y Estados Unidos ha causado
merma, pero este tema se va a negociar y al final se va a beneficiar el comercio mundial.
"Estados Unidos es el mayor consumidor del mundo y Asia es el mayor productor del mundo, cuando uno de ellos dos o los dos están afectados económicamente, el mundo sufre y nuestro interés es que ambos limen asperezas, y potenciar mayor movimiento de carga", manifestó.

PANAMÁ AMÉRICA


Comparte esta información en tus Redes Sociales:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Linkedin  Compartir en Googleplus


Tags



menu
menu