Aerolíneas exigen implementación del Plan de compensación y reducción de carbono

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha aprobado por mayoría abrumadora una resolución en la que pide a los gobiernos que continúen con la importante misión de implementar en su totalidad el Plan de reducción y compensación de carbono para la aviación internacional

El Plan de reducción y compensación de carbono para la aviación internacional (CORSIA, por sus siglas en inglés), es el primer instrumento global para la fijación del precio del carbono para un sector industrial. Limitará las emisiones netas de CO2 de la aviación internacional a niveles de 2020 (crecimiento neutro en carbono o CNG, por sus siglas en inglés).

“Las aerolíneas conocen la importancia de aplicar un plan efectivo para reducir las emisiones y poder seguir creciendo y respondiendo a la creciente demanda de conectividad aérea. De hecho, el mayor crecimiento de la demanda se registra en el mundo en desarrollo, lo que pone de relieve la contribución de la aviación a 15 de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas. CORSIA prepara el escenario para limitar las emisiones a niveles de 2020. Entre 2020 y 2035, mitigará más de 2.500 millones de toneladas de CO2 y generará, al menos, 40.000 millones de dólares para financiar iniciativas de reducción de carbono», dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

La AGM instó a los Estados miembro de la OACI a que:

· implementen CORSIA como único mecanismo basado en el mercado global para la mitigación del cambio climático y evitar la implementación de medidas superpuestas o duplicadas, como los impuestos unilaterales al carbono;

· consideren el voluntariado para participar en CORSIA en la fase piloto;

· alineen las regulaciones nacionales sobre monitorización, información y verificación de emisiones con las normas acordadas internacionalmente de CORSIA, para prevenir distorsiones del mercado a través de múltiples requisitos.

“CORSIA es un logro histórico. Es una forma concreta, bien definida de avanzar para limitar las emisiones globales de la aviación internacional. Los Estados no deben comprometerlo con una implementación inconsistente o gravándolo con un mosaico de impuestos. «Su misión vital es detener el crecimiento de las emisiones netas de la aviación», dijo De Juniac.

La AGM miró, además, más allá de CORSIA y resaltó el próximo compromiso de la industria para reducir las emisiones netas a la mitad respecto a niveles de 2005 en 2050, mediante la aplicación de todas las medidas de eficiencia de combustible disponibles y participando en un cambio a largo plazo hacia combustibles sostenibles.

“CORSIA detendrá el crecimiento de nuestra huella de carbono. Eso es de vital importancia, pero nuestro próximo objetivo es aún más crítico: reducir las emisiones netas a la mitad respecto a niveles de 2005 en 2050. Las aerolíneas están invirtiendo en medidas de eficiencia para lograrlo, como la adquisición de aviones nuevos, mejores procedimientos y el compromiso de compra de combustibles de aviación sostenibles. Seguiremos avanzando, pero necesitamos que los gobiernos estén alineados. «Además de la implementación de CORSIA, necesitamos la cooperación de los gobiernos para solucionar las ineficiencias en la gestión del tráfico aéreo y crear el entorno adecuado para la comercialización de combustible de aviación sostenible», dijo De Juniac.

AeroLatinNews


Comparte esta información en tus Redes Sociales:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Linkedin  Compartir en Googleplus


Tags



menu
menu